Articles

Almas perdidas: Ay de nosotros cuando aparezcan


 

ZeitenSchrift, Abril 2021, Suiza

 

No nos damos cuenta de lo lleno que está el llamado "espacio vacío" que nos rodea: entes sospechosos, almas de muertos y otros individuos que no nos gustaría encontrar a plena luz del día. La experiencia de la curandera y adivina polaca Wanda Prątnicka revela que incluso pueden ser la causa de enfermedades del cuerpo y la mente, desde el autismo hasta el cáncer o la esquizofrenia.

Hay personas que están muertas y no se dan cuenta. Hace unos segundos estaban conduciendo un coche, bajo una avalancha o incluso tumbadas en una cama de hospital y, ¡pum!, se acabó: la muerte se los ha llevado. "No es cierto", se dicen, "estoy tan vivo como antes. Fue una suerte increíble salir de aquello. Dios mío, mira ese accidente de coche, ¡qué suerte he tenido de salir ileso!". O “¡qué maravilla que por fin haya superado mi enfermedad…!” Se niegan a reconocer que, aunque siguen vivos, están físicamente "muertos", porque les han convencido durante toda su vida de que en el momento en que uno muere, su ser interior se extingue para siempre. Se baja el telón y se apagan las luces.

Por lo tanto, deben de seguir con vida ya que se sienten tan vivos e incluso rejuvenecidos y saludables. Ahora sería el momento de que estas personas siguieran al Ángel, que quiere conducirlas “allá", hacia la Luz, directamente a través del "túnel" del oscuro mundo astral. Pero, ¿por qué deberían hacerlo si están vivos? "Nadie nos enseña nada sobre la muerte, ni qué es ni lo que nos sucede después. Si lo hubiéramos sabido en vida, nos habríamos dado cuenta de que morir es un momento de alegría, un momento de felicidad que no sólo no hay que temer, sino que hay que esperar con alegría. La muerte y el nacimiento son una misma cosa. Para nacer en la tierra, debemos morir en el más allá. A la inversa, para nacer allí, debemos morir aquí. No es más que una transformación de una forma de existencia a otra" —escribe Wanda Prątnicka, una exorcista muy conocida en Polonia. 

No tema, este no será un artículo de terror. Sin embargo, los servicios de Wanda Prątnicka son necesarios porque la gente ha olvidado y perdido en gran medida su vínculo, su "religio" con el Mundo Divino. Y en la ignorancia resultante, siguen aferrándose al mundo físico, negándose a ir a los reinos sutiles donde hemos pasado mucho más tiempo, eones enteros, que aquí en la tierra.

Cuando Wanda Prątnicka dice que "nuestra muerte no es otra cosa que volver a casa del colegio", estamos de acuerdo con ella de todo corazón, porque la Tierra, como han leído a menudo en esta revista, es el planeta del aprendizaje y el desarrollo. Con la creciente prosperidad de los últimos setenta años, la gente se ha acomodado en este mundo, olvidando la realidad del mas allá, nuestro verdadero hogar. Y el mundo de la publicidad es cada vez más eficaz a la hora de decirnos que sólo tenemos una vida y que debemos llenarla con todos los placeres posibles. "Tratamos la educación como un castigo, no como una oportunidad de progreso", escribe Wanda Prątnicka. "Como nuestra actitud se basa en la resistencia, no podemos aprender mucho. Repetimos las mismas lecciones varias veces, como un alumno que sigue suspendiendo. Cuanto más tiempo vamos al colegio, tanto más nos apegamos a él, hasta que finalmente desarrollamos el deseo de quedarnos allí para siempre. Olvidamos que la única razón por la que vinimos a la tierra fue para aprender que toda nuestra vida pertenece a Dios. Esta actitud no se aplica a todas las personas, sino a la mayoría. Cuando estas personas dejan la tierra, vuelven a Dios enfadados porque tienen que dejar todo lo que tenían aquí". O se niegan a ir al mundo espiritual en absoluto. No saben que nuestra mente, nuestra alma y, sobre todo, nuestro Ser Divino siguen vivos. Y es que como seres vivimos para siempre y nunca partimos hacia la nada. Un día volveremos a la tierra y tendremos de nuevo la oportunidad de vivir una nueva vida en un cuerpo sano, y la forma en que vivamos nuestra vida determinará cuál será nuestra situación en el futuro.

Ignorar la muerte en nuestra sociedad comercial significa que muchas personas la temen inconscientemente, y esto no es bueno, porque lo que pensamos y sabemos sobre la muerte mientras estamos vivos determina lo que nos sucede después de la muerte y cuál será nuestro destino futuro.

"El difunto" que no sabe que después de la muerte seguirá viviendo exactamente igual que cuando estaba vivo, sólo que liberado de la edad, del sufrimiento y de su cuerpo físico, puede llegar a desesperarse ante el dolor de sus seres queridos e intentar por todos los medios hacerles entender que no ha muerto en absoluto, sino que está entre ellos. Y es así como puede perder la transición a las vibraciones superiores. Con consecuencias fatales para él y para sus seres queridos.

Por lo tanto, andan por ahí y causan daños; a veces con malicia, pero casi siempre sin mala intención. Entre los peligros potenciales que pueden causar a los seres queridos desprevenidos están las fobias, las obsesiones, los miedos e incluso las enfermedades mentales. Hay casos en los que les inducen a delinquir, a asesinar o incluso a suicidarse, o les convierten en adictos al transmitirles su propia adicción previa a su muerte.

Esto no es una invención. Wanda Prątnicka goza, como ya he mencionado, de gran fama como exorcista, ha ayudado a miles de poseídos en su vida, convenciendo al alborotador o a los inquilinos molestos para que se fueran del plano terrenal y "volvieran a casa".

 

Tarde para el tren del más allá

 

Wanda Prątnicka enumera varias razones por las que las personas permanecen en este mundo después de la muerte y no pasan a las vibraciones superiores:

 

  • Una muerte inesperada: cuando las personas son sorprendidas por la muerte en el mejor momento de su vida, en siniestros, catástrofes aéreas, accidentes en la montaña y similares, no se dan cuenta de que ya han dejado el plano físico.
  • Los moribundos que han sido fuertemente anestesiados antes de morir a veces son incapaces de reconocer que han cruzado el umbral hacia el más allá. Entre ellos están los enfermos terminales, los que reciben analgésicos, los drogadictos o los alcohólicos.
  • Algunos no quieren ir a la Luz porque temen el castigo por sus pecados. Se sienten indignos de la gracia del perdón, a pesar de que, en los primeros momentos después de su partida, les espera una maravillosa compañía: seres queridos fallecidos, ángeles, guías espirituales y la amorosa Luz. No pueden perdonarse a sí mismos y, por tanto, no creen que Dios les vaya a perdonar sus pecados. Por lo tanto, el camino hacia la Luz les asusta y permanecen en la esfera de las influencias terrestres.

 

Wanda Prątnicka lo compara con un tren que va al Cielo, al que sólo suben las almas que tienen billete. "El billete se entrega gratuitamente a cualquiera que se considere digno de ir al cielo. Todos los demás se quedan en la estación. El tren parte, y una multitud de espíritus permanece en la estación, sin saber cómo proceder". Sus transgresiones pueden ser tan graves como un asesinato o tan inofensivas como un préstamo no devuelto a tiempo o, para los católicos estrictos, comer carne el viernes o faltar a un servicio dominical. Si se perdonan a sí mismos, no habrá nada que les impida pasar a la Luz. "Al permanecer aquí, crean para sí mismos una realidad [por su creencia en ella] que se convierte en su purgatorio o infierno".

Que un "pecador" pueda perdonarse a sí mismo depende totalmente de que haya amor en su corazón. Si está lleno de desesperación, tristeza y desesperanza, esto excluye el amor, y con él la fuerza para creer en un Dios amoroso que perdona, y la capacidad de perdonarse a sí mismo.

Si el vínculo en vida era estrecho —en los gemelos, por ejemplo—, a veces los muertos se resisten a dejar a los vivos.

 

Hay otras razones por las que el fallecido no puede pasar al más allá:

 

  • Un grupo muy numeroso son todos aquellos que no creyeron en Dios en vida y, por tanto, no quieren creer que la existencia no termina con la muerte del cuerpo físico.
  • Muchas almas creen que permanecerán en la tumba hasta el día del Juicio Final y sólo entonces ascenderán al cielo con la resurrección de su cuerpo. Sin embargo, ¿cómo van a esperar hasta ese día en la tumba si sienten que están vivos ahora? Se confunden y no pasan a la Luz.
  • Algunos de los fallecidos eran muy exigentes con el "después" y construyeron tumbas de piedra en el cementerio [qué común en muchos países del sur] para esperar cómodamente el "Día del Juicio". Ahora circulan por el cementerio y roban energía a los visitantes. Los miembros de este grupo se identifican mucho con su cuerpo físico. Cuando se dan cuenta de que siguen existiendo sin este cuerpo, es un gran shock para algunos y se quedan cerca de la tierra durante mucho tiempo. Ya no pueden encontrar el paso a la otra vida.
  • Probablemente el grupo más numeroso de "espíritus" que Wanda Prątnicka ha encontrado durante sus décadas de experiencia son personas que estuvieron tan apegadas a las cosas terrenales en vida que ahora son incapaces de desprenderse de ellas, ya sean casas, coches, comida, bebida, sexo, juego, poder terrenal o cualquier otra cosa.
  • Algunas personas creen que pueden rectificar los errores cometidos en vida simplemente permaneciendo cerca de la tierra. Por supuesto, no saben que a todos se les brinda esta oportunidad en la siguiente encarnación.
  • Otros no pueden salir en paz porque han sido maldecidos o se les ha aplicado magia negra. También hay muchos suicidas que permanecen cerca de la tierra.
  • Es especialmente trágico cuando no se les permite a las almas pasar a mundos superiores porque sus familias afligidas las lloran demasiado. La desesperación de los seres queridos no les permite marcharse. Por eso es muy importante que los que quedan vivos sepan que no tienen derecho a una desesperación infinita, porque con ello pueden hacer que el destino de la persona fallecida pase del cielo al infierno. Al fin y al cabo, no es agradable para nadie permanecer en el reino terrenal como polizón.

Los espíritus pronto empiezan a carecer de energía para seguir funcionando. Se apresuran a encontrar un huésped al que puedan adherirse y apropiarse de su energía vital.

La forma más sencilla para un espíritu es buscar a su alrededor un "donante" de este tipo en su entorno familiar. El espíritu errante lo sabe y se siente seguro allí. También puede volver a su casa, a sus amigos, al cementerio o al bar, donde alguna vez se embriagó a gusto con el alcohol o las drogas.

Según Wanda Prątnicka, las almas que han muerto en un accidente suelen quedarse atrapadas en el lugar donde ocurrió el accidente y lo reviven una y otra vez. "El propósito de esto es despertar el alma, para que se dé cuenta de que ya no está viva. En este caso, los dolientes deben dirigirse al fallecido en voz alta y clara, diciéndole lo que ha sucedido y que debe ir a la Luz inmediatamente. Las oraciones también pueden ayudarle a emprender el camino hacia la Luz. Wanda Prątnicka se encontró con muchos espíritus en su vida —como el arquitecto suizo Anton Styger, sobre el que hemos escrito varias veces— que "pasaron varios cientos de años suspendidos entre el cielo y la tierra, algunos de ellos provenientes de milenios anteriores". ¡Este es un estado totalmente indeseable!

 

Atado a la tierra y desorientado

 

Wanda Prątnicka llama "espíritus" a las corrientes de vida que no han pasado al más allá. Al principio se sienten muy solos y notan que se debilitan cada vez más y que el pensamiento les resulta cada vez más difícil. Necesitan urgentemente una fuente de energía. Además de en los humanos, algunos podrían encontrarla en las vetas de agua o en las fallas tectónicas.

Sin embargo, lo más fácil para ellos es que otras personas de su entorno les permitan permanecer cerca. Algunas personas se sumergen tanto en el dolor que ni siquiera se dan cuenta de que el difunto ya ha entrado sutilmente en ellas. Las personas enérgicas, sanas y vitales no suelen permitirse convertirse en vampiros; las personas débiles, enfermas, ancianas, adictas al alcohol o a las drogas, ansiosas, deprimidas, cansadas, privadas de sueño y asustadas, sí. Su energía ya está en un nivel tan bajo que no se dan cuenta de cómo empiezan a compartir continuamente su porción diaria de energía con el cuerpo del alma de la persona fallecida que se ha adherido a ellos como una sanguijuela. Muchos caen en un profundo agotamiento, sobre todo si son asediados no por uno, sino —como a veces sucede— por varios espíritus.

La posesión puede producirse cuando los vivos pierden el conocimiento, ya sea por una anestesia, un breve desmayo, un shock por un accidente, una intoxicación etílica o el consumo de drogas. "Incluso un ligero cambio de conciencia mientras se fuma un cigarrillo puede convertirse en una ocasión para las visitas de los espíritus", observó la clarividente Wanda Prątnicka. Durante la enfermedad, la fatiga severa o el duelo, enjambres enteros de espíritus pueden rodear a una persona, y durante las sesiones espiritistas los espíritus pueden permanecer para siempre con los participantes, que no son conscientes de ello. Wanda Prątnicka advierte que la posesión puede ocurrir fácilmente si alguien echa las cartas del tarot o medita de forma inadecuada. También se crean oportunidades de interferencia invisible en los momentos en que las personas se enfurecen y expresan emociones negativas como la ira, la rabia o el odio.  Sin embargo, la motivación del espíritu recién llegado no es maliciosa, simplemente quiere asegurar su propia supervivencia.

Wanda Prątnicka, durante sus muchas décadas de práctica tratando con la posesión, notó que una característica común de las personas poseídas es "el aumento de la irritabilidad, la cautela, a veces los ataques de ira en momentos bastante inesperados, y por otro lado la somnolencia, la falta de entusiasmo, el llanto. El estado de ánimo oscila de una fuerte euforia a un gran "pesimismo". La persona que hasta ahora ha sido fuerte tanto mental como físicamente, ahora no sabe muy bien qué hacer, lo que es molesto tanto para él como para sus seres queridos." Hoy en día también se denomina "trastorno bipolar". Por lo tanto, puede ser una persecución inconsciente. Por lo tanto, nadie debe sentirse culpable, sino que debe buscar ayuda experimentada para liberarse de las corrientes poseedoras.

 

La posesión como causa de una enfermedad

 

En algunas familias existe una tendencia a ciertas enfermedades. A veces ocurre que la persona fallecida que permanece "transmite" la enfermedad a sus descendientes. Por ejemplo, si alguien muere de cáncer y su alma no pasa al más allá, la información sobre la enfermedad que le pertenece almacenada en el cuerpo astral y mental sigue ahí. Si un espíritu de este tipo consigue atormentar a un ser querido, puede ocurrir que la persona poseída enferme de esa enfermedad: la energía anímica del portador de la enfermedad penetra en su propio cuerpo anímico hasta que la enfermedad se manifiesta en su cuerpo físico. Wanda Prątnicka lo ha experimentado muchas veces. Por supuesto, no es la causa principal de las tendencias familiares a una enfermedad, pero en algunos casos debe tenerse en cuenta. He aquí algunos ejemplos de cómo los ha conocido Wanda Prątnicka:

Un hombre joven y muy guapo contrajo de repente un cáncer y murió en seis meses. En la primavera fue reclutado por una unidad militar de élite en perfecto estado de salud (o al menos eso es lo que mostró el examen militar). En Navidad ya estaba muerto. Poco antes de su muerte este caso fue consultado con Wanda Prątnicka, quien vio que la causa de su sufrimiento era el espíritu de su tío, que había muerto de cáncer poco antes. Sin embargo, el joven consideraba que este diagnóstico no tenía sentido. No obstante, la familia pidió ayuda a Wanda Prątnicka, y en cuanto consiguió escoltar al tío lejos de él, su estado mejoró radicalmente. Pero cuando el tío regresó, su estado volvió a deteriorarse. "El chico podría haberse salvado, sin duda, si hubiera estado dispuesto a trabajar en ello", señala el exorcista. Quería mucho a su difunto tío e incluso le llamaba cuando empeoraba. Así que murió demasiado pronto.

Poco después, le apareció un tumor a su hermano gemelo. A diferencia del fallecido, este creía que la enfermedad podía provenir de su difunto tío. Así que inmediatamente se dirigió a Wanda Prątnicka en busca de ayuda. Y efectivamente, la exorcista vio que el alma del tío se había adherido esta vez a él. Aunque echaba mucho de menos a su hermano, estaba dispuesto a seguir viviendo y seguía obedientemente las órdenes del exorcista. "No me molestó, de hecho él mismo intentó convencer al espíritu de que se fuera y le dejara en paz. Sin embargo, el espíritu fue inflexible y quiso sacarlo de este mundo". Cuando el espíritu se fue, el tumor desapareció muy rápidamente, y a su regreso reapareció. Este proceso continuó durante varias semanas, con el fantasma apareciendo cada vez con menos frecuencia, hasta que finalmente se fue para siempre. El niño se encuentra bien, aunque no se ha sometido a cirugía ni a radioterapia. Si no hubiera sido posible salvarlo, se habría llamado enfermedad hereditaria, aunque en este caso tenía otras causas.

Por supuesto, hay otras razones para las "enfermedades hereditarias". Si en una familia hay poco amor y alegría durante generaciones, no es de extrañar que la mayoría de los miembros de la familia luchen contra enfermedades cardiovasculares. Cuando hay un gran miedo a todo y a todos, que sólo puede controlarse manteniéndose fuertemente unidos como grupo, es probable que se produzcan úlceras de estómago y cáncer. Y como esta actitud se transmite de generación en generación, se puede hablar sin duda de una enfermedad hereditaria. En las familias en las que prevalecen la ira, la obstinación y el odio, en las que nadie perdona al otro, habrá muchos casos de problemas hepáticos.

Wanda Prątnicka llegó a la conclusión de que la enfermedad es causada por espíritus que nos persiguen, o se nos envía para hacernos entender que tenemos un problema que superar. Una vez que se reconoce el problema y se introducen cambios, la enfermedad desaparece tan rápidamente como apareció, incluso si antes se creía que era incurable. "Si tu problema es sentirte víctima, ahí te llevarán las circunstancias. Te sentirás víctima en su propia casa, en la calle o en el trabajo. Podemos culpar a los 'demás', como hemos hecho en el pasado, y decirnos que es 'su' culpa: al jefe en el trabajo, al dependiente en la tienda, al marido o a los hijos en casa".

Wanda Prątnicka aconseja no mirar hacia otro lado, sino observar "dónde tenemos el rasgo que tanto nos molesta en los demás". Esto es suficiente para curarlo. Si no lo hacemos, las situaciones y las personas seguirán molestándonos durante el tiempo que tardemos en reconocer y sanar el problema. Si lo pasamos por alto o no hacemos nada al respecto, la enfermedad vendrá y nos obligará a detenernos y pensar en la parte de nosotros mismos que menos aceptamos. Es esta la parte de nosotros a la que acuden los espíritus. Por lo tanto, alguien que no acepta su ira atraerá hacia sí muchos espíritus furiosos. Una persona que tiene problemas con las adicciones atraerá a los espíritus de los adictos. Una persona que piensa constantemente en la enfermedad atraerá al espíritu con la enfermedad que más tema. Si tememos el cáncer, atraeremos el espíritu de alguien que haya muerto de cáncer; si es a un ataque al corazón, nos visitará el espíritu de alguien que haya muerto de una enfermedad cardíaca. Es fácil que los espíritus cargados de enfermedades nos invadan porque los atraemos con nuestro miedo. Así que el espíritu sólo cumple nuestras expectativas". A menudo la gente dice entonces: "Siempre sospeché que un día tendría cáncer". Cuando en realidad son ellos mismos los que lo han provocado por su constante temor a él.

 

La salud mental protege contra los espíritus

 

Si estamos completamente sanos, los espíritus no tienen ninguna posibilidad de llegar a nosotros —asegura Wanda Prątnicka. Si permitimos inconscientemente el acceso de un solo espíritu, el camino se abre para muchos. Y estos, como ya se ha dicho, traen consigo también las enfermedades que padecieron en vida. Si este espíritu toma el control del cuerpo de la persona poseída, con su presencia también puede llegar la enfermedad. Cuando las personas tienen cambios de humor muy severos (lo que antes se llamaba psicosis maníaco-depresiva y ahora se denomina trastorno bipolar), la razón puede ser que están poseídas por varios espíritus que se turnan para luchar entre sí para obtener ventajas sobre el cuerpo. Por lo tanto, es importante no despertar la culpa en la persona perseguida, sino mostrarle comprensión, porque hoy en día puede surgir fácilmente una situación en la que las entidades sutiles se apoderen de una persona, y la puerta de entrada a esto sea el miedo, el terror (a veces provocado por películas inapropiadas) o las adicciones (alcohol, drogas, etc.).

A veces, las enfermedades "delirantes" de un llamado "hipocondríaco" no son más que síntomas procedentes de varios espíritus enfermos, que van ganando terreno alternativamente en la persona. Así pues, los síntomas no son pura imaginación.

 

Las sesiones espiritistas, la adivinación y las cartas del tarot abren la puerta al mundo de las almas difuntas. Pueden arruinar la vida de las personas.

 

Los enfermos crónicos que no pueden recuperarse son aquellos que, o bien no han comprendido las causas internas de su propio sufrimiento y no las han transformado, o bien éste proviene de espíritus que los poseen. Si entonces sólo se cura el cuerpo de la persona, seguirá siendo ineficaz, porque el origen de la enfermedad está en el espíritu que la persigue, que no puede ser curado. Por lo tanto, dicha enfermedad no querrá desaparecer. Si la epilepsia era causada por los espíritus, Wanda Prątnicka era capaz de curarla en todos los casos y de forma permanente. Las alergias afectan a personas a las que "algo se les mete en la piel". Una situación que no podemos aceptar y con la que no hacemos nada. Las alergias también pueden ser causadas por los espíritus. Si es así, la expulsión de los espíritus elimina la alergia para siempre. El asma también puede ser causada por los espíritus, pero en la mayoría de los casos es el resultado de un "amor" excesivo y posesivo por parte de los seres queridos que no permiten al asmático respirar libremente. "Esto se ve fácilmente en un niño con asma que está rodeado de adultos sobreprotectores: cuando el niño se va por un tiempo o va a la escuela, el asma desaparece; cuando vuelve a casa, la enfermedad regresa". La enfermedad de Alzheimer y la pérdida de memoria también pueden ser causadas por espíritus. Wanda Prątnicka se ha encontrado con casos en los que acompañar a los espíritus ha devuelto la memoria por completo. Si alguien está poseído por uno o más espíritus, su memoria puede estar almacenada en el "disco duro" del espíritu en lugar de en el suyo propio. Así, ocurre que las personas que sufren demencia recuerdan acontecimientos de su juventud, pero no lo que han hecho hace una hora o un día. Una vez que los espíritus se han ido, todo se almacena de nuevo en nuestro propio disco duro, aunque suelen quedar lagunas a partir del momento de la posesión.

 

Los esquizofrénicos suelen estar poseídos por varios espíritus que se turnan para controlarlos.

 

Los dolores pueden estar originados por los espíritus, especialmente cuando no se puede encontrar una causa física. Suelen reunirse en el estómago, a la altura del ombligo y en el plexo solar. Wanda Prątnicka ayudó a una niña de doce años, que llevaba años sufriendo fuertes dolores de estómago, a liberarse de un número considerable de espíritus, tras lo cual los dolores desaparecieron. La chica admitió más tarde que había invocado a los espíritus "por diversión".

La anorexia y la falta de apetito también pueden ser causadas por la posesión de espíritus, que pueden instalarse en la zona del estómago. La persona poseída no suele tener ganas de comer o vomita inmediatamente todo lo que ha comido. Si una persona come normalmente y se mantiene delgada, puede significar que los espíritus le quitan más energía de la que puede absorber con la comida. Wanda Prątnicka vivió un caso especialmente drástico con una mujer que, con 180 centímetros de altura, pesaba solo 37 kilos y ya no podía caminar sin ayuda. La clarividente reconoció que la víctima estaba poseída por su abuela fallecida. La mujer lo negó porque quería mucho a su abuela. Sin embargo, el espíritu de la abuela decía algo completamente diferente: odiaba a su nieta porque esta había pateado al perrito de la abuela cuando era niña. Ahora la abuela quería que ella misma "muriera como un perro". Una conversación telefónica confirmó que, efectivamente, la mujer había pateado involuntariamente al perro de su abuela cuando era niña. Wanda Prątnicka aún tuvo que trabajar durante mucho tiempo antes de que el espíritu vengativo de la abuela liberara finalmente a su nieta. Pero entonces la nieta empezó a ganar peso a un ritmo tan vertiginoso que su familia se reía y decía que todavía iba a batir el récord del Libro Guinness de los Récords de aumento de peso.

 

Bulimia y obesidad

 

Para muchas personas la comida es la única alegría de su vida. Si una persona así muere, sucede que la adicción a la comida impide que su alma pase al otro lado del velo de la muerte. Dichos espíritus se adhieren entonces a las personas a las que les gusta comer, tal y como lo hacían antes. Esa persona come entonces, siempre que el espíritu que la persigue tenga ganas de comer. Por lo general, el cuerpo es incapaz de consumir tal cantidad de calorías. Wanda Prątnicka lo experimentó ella misma con una guapa amiga íntima a la que había invitado a cenar a un buen restaurante. Como le trajeron demasiados platos y eran demasiado grandes, la amiga le sugirió que fuera al baño a vomitar y que luego siguiera comiendo con el estómago vacío. Afirmó que llevaba mucho tiempo haciéndolo porque, de lo contrario, no habría podido mantenerse tan delgada. Wanda Prątnicka vio que varios espíritus se adhirieron a su amiga, y cuando los alejó, su amiga dejó de sentir la necesidad de devorar tan grandes cantidades de comida y, en consecuencia, de vomitar.

La causa de la obesidad puede ser la culpa y la necesidad asociada de castigarse. Esto puede conducir a un aumento de peso significativo. Si la terapia llega al origen del trauma, la persona obesa perderá peso con sorprendente rapidez, aunque esté comiendo la misma cantidad que antes. "En mi opinión, la obesidad no es más que envolvernos de grasa como un gran muro para que nadie ni nada pueda hacernos daño. El lugar donde se ha acumulado más grasa nos indica dónde está el problema".

 

Enfermedades mentales causadas por los espíritus

 

En el curso de su práctica, Wanda Prątnicka llegó a la convicción de que la mayoría de las enfermedades mentales o psíquicas son en realidad "enfermedades de los espíritus", es decir, causadas por la posesión de uno o más entes sutiles. Recogió varios miles de casos, todos muy similares en este sentido. Casi todas las enfermedades mentales, señala, "surgen cuando una persona no sólo se deja poseer, sino que entrega plenamente su cuerpo y su mente al espíritu y se somete a su voluntad." Cada caso se caracteriza por unos rasgos únicos. Algunas personas son completamente ellas mismas en un momento y completamente otra persona al siguiente (cuando el espíritu toma el control), y luego vuelven a ser ellas mismas. La información del tiempo en que el espíritu tenía el control de la persona enferma se almacena en el disco duro del espíritu, no de la persona. "Es un poco como un enfermo que se tomara vacaciones de sí mismo. Durante este tiempo, el espíritu que lo persigue controla su cuerpo y su mente. De ahí viene el vacío en la memoria del enfermo".

Cuando el enfermo es raramente él mismo, suele dejar el control de su cuerpo y de su mente a varios espíritus a la vez. En casos extremos, los espíritus se apoderan del cuerpo por completo y expulsan al anterior propietario. Esto depende del grado de intensidad de la posesión. En cualquier caso, ¡se puede estar poseído por decenas de espíritus incluso! También depende mucho del entorno en el que uno vive: si es amable y te apoya, las posibilidades de mantenerse sano son mayores. Si se te deja a solas con tu problema y sólo encuentras incredulidad, puedes ser acechado cada vez con más fuerza.

"Para entender mejor el ego dividido o muchas otras enfermedades mentales, describo un ejemplo comparando el cuerpo humano con un barco en la mar" —explica Wanda Prątnicka. "Una persona mentalmente sana es como el capitán de su barco. Se pone al frente del timón y evita hábilmente el peligro. Un capitán así no permite que suban a su barco pasajeros no deseados. Siempre sabe dónde está y la dirección de su viaje.

Hay otro tipo de capitán: rara vez se pone al timón y deja que el barco vaya a la deriva libremente por el océano, normalmente porque tiene miedo. También permite que pasajeros no deseados suban al barco y hagan lo que quieran. Una persona que sufre de esquizofrenia es como un barco lleno de pasajeros-espíritus, sin un capitán al mando. El capitán, el dueño del barco, puede estar a bordo durante todo el viaje, pero los pasajeros, es decir, los fantasmas, no le permiten llevar el timón". Los pasajeros (espíritus) pueden no saber nada de la existencia del capitán, al igual que pueden no saber de la presencia de otros espíritus a bordo. A veces todos quieren coger el timón al mismo tiempo y luchar por el poder. Si esto ocurre, el esquizofrénico manifiesta graves ataques de locura. Si los espíritus retroceden un poco y el capitán (la persona poseída) decide tomar el timón, notamos una recuperación temporal del paciente. Puede que incluso pueda salir de la institución mental. Pero en realidad sus espíritus sólo están de vacaciones y acabarán por apoderarse de él de nuevo. A menos que, en la fase más ligera de la enfermedad, el paciente se dé cuenta de la causa de su situación y decida recuperar el control de su vida. Esto suele requerir largas conversaciones con la persona poseída, que, sin embargo, merecen la pena. Las personas a las que no se les ha permitido decidir por sí mismas desde la infancia suelen ser víctimas de este tipo de persecuciones.

Los expertos son capaces de acompañar a los espíritus al más allá desde la distancia. Wanda Prątnicka desaconseja enérgicamente realizar una visita espiritual directamente al lugar de residencia de la persona poseída, ya que a menudo ocurre que el espíritu que se exorciza ataca al exorcista. La asistencia a distancia sólo es posible en cooperación con la guía divina. También es importante inculcar a los espíritus poseedores la confianza de que estarán mucho mejor cuando partan al más allá.

Si conociéramos estos procesos invisibles, la gente no tendría que soportar la miserable existencia de instituciones cerradas durante años o incluso décadas. Sin embargo, si uno tiene miedo, abre la puerta de su alma sin resistencia, y accede a lo que teme.  Si alguien dice oír voces, debe tomarse en serio. Desgraciadamente, hoy en día ni los médicos ni los sacerdotes hacen caso, piensan que todo es una moda. También la falsa vergüenza está fuera de lugar aquí. “La posesión puede ocurrirle a cualquiera” —escribe Wanda Prątnicka— "y las personas que ayudan a los demás son especialmente vulnerables".

 

Algunos invitan a los espíritus

 

En las últimas décadas, como es habitual en el cambio de siglo, se ha vuelto a poner de moda adquirir medias verdades mágicas a través de los libros.

Por curiosidad o aburrimiento, la gente intenta abrir su "tercer ojo" a la fuerza, encender la energía kundalini para una mayor plenitud sexual o practicar la magia negra, que a menudo implica la invocación de espíritus.

Lo que hacen se asemeja a las acciones de un loco que, sin ninguna preparación previa, escala la pared más difícil del K2, se pone a pilotar un avión reactor o quiere pasar por una cuerda de un rascacielos a otro a gran altura: el desastre está garantizado. Estas personas pueden acabar con graves enfermedades en hospitales psiquiátricos, con delirios que les atormentarán constantemente y con la absoluta desesperanza de que alguna vez logren alguna calidad de vida en su presente encarnación.

El mundo espiritual se rige por leyes, al igual que el mundo físico. Nadie creería que podría lanzarse desde la Torre Eiffel y sobrevivir. Sin embargo, en el mundo sutil, muchos ignorantes emprenden precisamente estos viajes locos. Para ejercer poderes como el de la kundalini o la clarividencia, en el pasado había que pasar por un largo y arduo entrenamiento para convertirse en aprendiz, a menudo lejos de la civilización y en obediencia a un Maestro, e incluso esto no garantizaba el éxito.

Incluso los métodos que parecen inofensivos a primera vista tienen sus trampas si no se manejan adecuadamente. Wanda Prątnicka escribe: "Una mujer oyó hablar de un curandero que era capaz de liberar a la gente de sus enfermedades con su energía, incluso desde el otro lado del océano. Reservó sus servicios para su marido, que estaba enfermo de cáncer. Al mismo tiempo, ella misma se sentó, por así decirlo, en la línea de alimentación para beneficiarse además de este servicio de curación como polizón. ¿Qué pasó? En lugar de recuperarse, su marido enfermó cada vez más, mientras ella se volvía cada vez más loca. De repente, la mujer comenzó a ver un resplandor que rodeaba a las personas y también su interior con todas sus enfermedades. Se volvió loca, sin tener idea de lo que estaba pasando. No se dio cuenta de que su tercer ojo se había abierto de esta manera, y fue por ello que, lo quisiera o no, podía ver las auras de otras personas, así como sus dolencias.

Finalmente, el marido de la mujer murió. Ella misma fue llevada a una institución psiquiátrica, de la que nunca más salió. Al parecer, no sólo estos dos ignorantes en pos de ayuda no entendían qué energías les estaban afectando; el propio sanador tampoco estaba lo suficientemente entrenado y sensible como para percibir toda la situación y detener lo que estaba sucediendo a tiempo."

Wanda Prątnicka recibe muchos casos de personas en tratamiento psiquiátrico que le piden ayuda y cuyo sufrimiento comenzó cuando se sometieron, por ejemplo, a la iniciación de Reiki, echaron las cartas del tarot, participaron en rituales mágicos o invocaron a los espíritus creyendo que era un entretenimiento inofensivo. Entes muy negativas y sutiles pueden interferir en todos estos procesos y dañar a las personas ingenuas, robar su energía o poseerlas.

 

En el caso de que se produzcan grandes cambios de carácter tras la muerte de un ser querido, puede ser que su espíritu persiga a esa persona.

 

No se debe jugar con los conocimientos secretos esotéricos. Tampoco ayuda el hecho de que los medios de comunicación presenten la prestidigitación de espíritus principalmente como un entretenimiento inofensivo para aventureros pasivos. Este conocimiento requiere que lo utilicemos para comprender mejor la realidad que nos rodea y a nosotros mismos. Debería ayudarnos a amar más a Dios, a los demás y a nosotros mismos, porque hemos comprendido en qué consiste nuestra existencia en la tierra. Los ignorantes, por pura curiosidad, se aventuran en terrenos que, sin una actitud desinteresada y la capacidad de discernir, son más peligrosos que caminar por una cuerda floja a una altura vertiginosa.

Pueden estar casi seguros de sucumbir cuando utilizan estas prácticas para manipular a los demás y ganar poder sobre el mundo exterior.

Así que ten cuidado con los cursos que te prometen una iniciación rápida, una curación instantánea o incluso la apertura de tu tercer ojo. Algunas personas están desesperadas por ver duendes, hadas y ángeles, pero los seres negativos —espíritus que residen en muchos lugares y ante los que no podrán cerrar sus ojos espirituales abiertos— siempre les causarán asco y miedo. En la mayoría de los casos, los afectados lo dejarían todo para poder volver a cerrar ese ojo espiritual, pero esto, por desgracia, ya no es posible.

Incluso los profesionales no son inmunes a la posesión en algunos casos. Wanda Prątnicka conoció a un curandera extranjera muy bueno que se instaló en Polonia y se hizo amigo suyo. Un día desapareció sin una palabra de despedida. Al cabo de un año, Wanda Prątnicka volvió a verla en una reunión de curanderos. La hermosa mujer se había convertido en un adefesio, retorcida de forma antinatural, de modo que apenas podía mantenerse en pie. Le dijo a Wanda que sólo había salido del hospital psiquiátrico por poco tiempo y que tenía que volver allí inmediatamente. Wanda Prątnicka se dio cuenta de que la curandera había sido atacada por los espíritus.

"En cuanto llegué a casa empecé a purificarla", relata, "aunque era un espíritu muy fuerte, se fue bastante rápido. Esperé con impaciencia las noticias de mi amiga. Los médicos suelen notar rápidamente mi intervención, ya que los pacientes se vuelven repentinamente normales. Esto ha ocurrido en cientos de casos. Al cabo de unos días la vi en la calle, sana y erguida". Se dieron un gran abrazo y su amiga le contó lo que había sucedido: un año antes había acudido a ella un hombre muy enfermo. En lugar de remitirlo a un sanador más experimentado, empezó a tratarlo ella misma. "Me dijiste tantas veces que la limpieza no debe hacerse en presencia de un enfermo, pero fui desobediente. Sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Supe inmediatamente que estaba poseído por un espíritu, pero no pude hacer nada".

Su marido no la creyó y desoyó su petición de llamar a Wanda inmediatamente. Finalmente, la mujer perdió el conocimiento y su marido la internó en una institución psiquiátrica durante casi un año, donde le aplicaron inyecciones y descargas eléctricas. Sólo cuando el marido vio la rapidez con la que Wanda ayudó a su mujer a volver a la "normalidad" se dio cuenta de su error, y también de que si la hubiera escuchado, no habría tenido que sufrir durante tanto tiempo. Todo esto le había ocurrido a esta mujer, a pesar de que ella misma había sido una exitosa sanadora durante muchos años. ¡No debes jugar con esas energías! La curandera dijo después que le había ocurrido por falta de humildad ante las enseñanzas esotéricas.

Por ello, Wanda Prątnicka advierte a todos aquellos que piensan que pueden adquirir habilidades mágicas movidos por la curiosidad, el aburrimiento o incluso por un deseo oculto de obtener poder. Subraya que "toda persona que quiera profundizar en los secretos de las leyes espirituales debe ser no sólo mentalmente equilibrada, sino también justa. Si sigue este camino, la más mínima deshonestidad se volverá contra él como un rayo. Lo que hasta ahora se le escapaba impunemente ya no lo será. No es raro que me pidan ayuda "maestros" de diversas escuelas, adivinos, tarotistas, bioenergistas y exorcistas que lamentablemente han olvidado esto”. Esta es también otra razón por la que el conocimiento esotérico y espiritual nunca debe imponerse a las personas que no lo desean. Al fin y al cabo, el conocimiento les hace más responsables, y todos deberían estar dispuestos a asumir voluntariamente esa responsabilidad. De lo contrario, también se convierte en nuestro mal.

 

 

El autismo originado por una posesión

 

En el caso de los niños autistas que le dan la espalda al mundo que les rodea, la causa puede ser una persona muerta que les mantiene atrapados energéticamente en su mundo.

El autismo es un fenómeno relativamente nuevo que se está extendiendo por todo el mundo como una epidemia. En “ZeitenSchrift" ya se han mencionado varias causas posibles. Wanda Prątnicka añade una nueva, que, como en todos los casos, conoció por su propia experiencia. Su primer encuentro con un niño autista fue Bernard, de cinco años, que no podía hablar, sino que ululaba como un búho. No paraba de correr de un lado a otro, siempre tan estimulado que no prestaba atención a nada de lo que le rodeaba. Bernard no respondía ni a los juguetes, ni a los animales, ni a los médicos que lo intentaban todo para llegar a él. Esto se prolongaba durante veinte horas al día y, cuando se dormía, era sólo durante unos minutos y enseguida volvía a despertarse. Así que el niño necesitaba los cuidados de su madre y de su padre día y noche.

"Pensé que este constante despertar podría ser causado por un espíritu", dice Wanda Prątnicka. Su corazonada resultó ser correcta: "El niño era perseguido por un espíritu fuerte. Nació como un niño normal. Los síntomas del autismo comenzaron a aparecer lentamente a la edad de un año y medio aproximadamente. Los padres no podían recordar a nadie de su familia que hubiera muerto en esa época. Nada más salir, Wanda Prątnicka empezó a purificar al niño e incluso de camino a casa los padres notaron un gran cambio en su comportamiento, de repente empezó a comportarse como un niño normal, a pesar de que ese día no había tomado ningún psicofármaco. Miró con curiosidad su entorno a través de la ventanilla del coche e incluso señaló algo con el dedo. Esa noche, Bernard durmió del tirón por primera vez, y al día siguiente también se comportó de forma muy diferente a la habitual. "Parecía estar viendo todo por primera vez en su vida. Estaba tranquilo, interesado y curioso".

"Como resultado, el niño absorbió todo lo que se había perdido a lo largo de su vida como una esponja", describe su madre. Pero unos días más tarde Bernard volvió a caer en su estado "autista". Wanda Prątnicka estableció que la causa de sus dolencias era su propio bisabuelo, que, a consecuencia de una desafortunada caída, perdió la memoria y no la recuperó hasta su muerte. En cuanto consiguió acompañar a su bisabuelo al más allá, el niño se comportó con normalidad; a su regreso, Bernard volvió a ser autista. Esta lucha se prolongó durante varios meses.

Al cabo de un tiempo, el propio Bernard empezó a hacer señales a su madre cuando su bisabuelo se acercó a él. Wanda aconsejó a su madre que hablara con su bisabuelo y le mostró cómo hacerlo. Todas las noches, cuando Bernard se dormía, le preguntaba a su abuelo por qué no quería ir al otro mundo y le hacía sufrir a su hijo. Al principio no recibió respuesta, luego sólo escuchó maldiciones, hasta que una noche llegó la respuesta: "No estoy haciendo daño a Bernard, vaca estúpida, sólo estamos jugando juntos". Insistió en que no le estaba haciendo nada al niño, y como ambos no querían que nadie les molestara, el chico no habló. Estas conversaciones continuaron durante varias semanas. Wanda Prątnicka despedía regularmente a su bisabuelo, y los intervalos entre sus regresos eran cada vez más largos. Cuando el niño fue a la guardería, el bisabuelo decidió ir a la Luz. Bernard ya asiste al tercer grado y no se diferencia de sus compañeros.

Desde entonces, Wanda Prątnicka ha ayudado a muchas personas afectadas por el autismo en todo el mundo. "Los padres de un niño de Canadá al que estaba ayudando me informaron de que un científico había elegido el caso de su hijo para su tesis doctoral y lo había descrito como autismo regresivo. Los padres no fueron lo suficientemente valientes como para decirle que era una posesión y que era el exorcismo lo que ayudaba, y no, como él creía, las drogas y la medicina." En todos estos casos, los médicos no pudieron explicar por qué un niño se recuperó y otro no. Wanda Prątnicka ve otra razón para la falta de éxito: a menudo se encuentra con situaciones en las que los padres no quieren que su hijo se convierta en normal porque se han acostumbrado a su papel o no quieren dejar de cuidar al discapacitado por razones económicas. Por ello, los padres deben recordar que también los niños pueden verse afectados por los espíritus de los muertos. Si un niño manifiesta inesperadamente fuertes cambios de carácter —permanentes o que se producen a intervalos— es probable que se trate de una posesión. Wanda Prątnicka tiene mucho que decir al respecto. Cada vez que lograba liberar a un pequeño bribón del espíritu, en el momento de la purificación se convertía en una persona completamente nueva. Wanda Prątnicka observó un fenómeno similar en el caso de las bandas callejeras y los gamberros. También ellos suelen estar bajo la influencia de espíritus malignos.

 

Invocar a los espíritus

 

En las últimas décadas, muchas personas han empezado a invocar espíritus por aburrimiento y "por diversión" en su tiempo libre. "Esta gente no se da cuenta de que está jugando con cerillas en un granero lleno de heno" —advierte la exorcista polaca. "Sé por los casos de mi práctica que, cuando todos los participantes en una sesión espiritista se desmayaron después de convocar a un espíritu, estaban tan electrizados como si les hubiera caído un rayo". En una unidad del ejército, la mitad del pelotón acabó en un hospital militar y algunos soldados incluso en un hospital psiquiátrico, donde fueron tratados durante cinco años más. "En el pasado, el conocimiento del mundo astral se transmitía de generación en generación sólo a estudiantes seleccionados. Se les enseñaba a invocar espíritus, pero también, y sobre todo, a acompañarlos al más allá. Invocar a los espíritus es muy sencillo, están en todas partes y acudirán con gusto si los convocamos. Y si el espíritu que invocamos no viene, hay otros cien dispuestos a ocupar su lugar. En cambio, conducir a un fantasma al más allá es un arte que requiere grandes conocimientos", explica Prątnicka. "Si alguien juega a costa de los espíritus, también puede infligir sufrimiento a una persona por diversión", porque los espíritus también deben ser respetados. Este "sufrimiento" no es "en absoluto una pequeña lección, sino graves consecuencias que pueden durar el resto de la vida".

A los niños y adolescentes, en particular, les gusta "jugar" a invocar a los espíritus para dar un poco de emoción a su aburrida vida cotidiana, de la que sus padres no tienen la menor idea. En una ocasión, varios chicos se reunieron en el baño de la escuela a la hora del recreo e invocaron al fantasma de Hitler después de una lección de historia. O un químico muerto para ayudarles con un trabajo de clase próximo. Luego, en casa, continuaron haciéndolo en secreto hasta que hubo graves problemas de aprendizaje, salud, concentración e incluso de comportamiento.

Si un niño antes animado se vuelve de repente apático y sin interés por nada, la razón puede ser la posesión inducida por la invocación de espíritus. "A veces este tipo de actos acaban en el hospital o incluso en una institución mental. Las consecuencias dependen de qué espíritu se haya apoderado del niño. Si les persigue el fantasma de un drogadicto, de repente se interesan por las drogas". Entonces, la adicción sólo puede eliminarse si el niño se libera del espíritu que lo persigue. Un signo de posesión es también cuando un niño empieza de repente a jurar y robar, provoca peleas, bebe alcohol y, en casos extremos, se lanza contra sus padres con un cuchillo, como experimentó personalmente Wanda Prątnicka. "Cualquier cambio repentino puede ser una señal de que los espíritus han perseguido a nuestro hijo. Lo mismo ocurre con los adultos".

En una reunión de videntes, la polaca fue preguntada por un chico flaco de 15 años si podía ayudarles a él y a su novia. Ambos parecían "más muertos que vivos". Por la noche recorrían los cementerios y contaban que allí se celebraban orgías. Los dos, junto con un grupo de unos veinte jóvenes, empezaron a invocar espíritus en los cementerios. Los cementerios suelen estar llenos de los espíritus de los muertos que residen allí. Después de la tercera sesión de espiritismo, algunos de los adolescentes notaron que ya no eran ellos mismos. Se les obligó a hacer cosas que no querían hacer. Se trataba de niños procedentes de los llamados buenos hogares, en los que todo marchaba con orden y concierto.

El asunto se fue rápidamente de las manos. Esto se debe a que los cementerios están poseídos por muchos espíritus que creían que iban a descansar allí tranquilamente hasta el Día del Juicio Final. Por lo tanto, permanecieron en el cementerio después de su propio entierro. Sin embargo, poco a poco se dieron cuenta de lo terriblemente equivocados que estaban. Los espíritus se enfadaron mucho, sentían apego por el cementerio y no supieron abandonar el plano terrenal. "Muchos cayeron entonces en una desesperación y rabia indescriptibles", afirma Wanda Prątnicka. Los espíritus utilizaron los cuerpos de estos jóvenes, los poseyeron y los obligaron a profanar lápidas y cruces en el cementerio.

Puede ser difícil imaginar cómo alguien puede hacer eso estando en un estado suprafísico, pero ocurre con bastante frecuencia. Estos jóvenes, que aún eran medio niños, eran ahora literalmente acechados por hordas de seres incorpóreos.

Por eso el muchacho, en sus primeras palabras, le rogó a Wanda Prątnicka: "Debes ayudarnos rápidamente, antes de que se den cuenta". Los jóvenes se convirtieron involuntariamente en satanistas que profanaban cementerios, aunque sólo eran víctimas indefensas en las garras de sus espantosos verdugos. Por lo tanto, ¡no hagas ningún tipo de invocación a los espíritus, aunque sólo sea para encontrar el dinero escondido del abuelo muerto!

Otra historia increíble proviene de las altas esferas de la sociedad polaca, en la que un grupo de personas educadas y muy ricas se entregaba al "juego" de invocar a los espíritus por aburrimiento. Después de unas cuantas sesiones, las esposas de los ricos cayeron en una verdadera adicción a las sesiones espiritistas. Un día, una de ellas preguntó al supuesto espíritu de su bisabuela sobre el futuro de su familia. Lo que escuchó puso a todos los presentes con los pelos de punta.

La mujer salió corriendo de la habitación y condujo su coche hasta el otro extremo de Polonia, adonde había llevado a su hijo, que estaba terminando de estudiar allí, a un colegio privado.  Luego volvió a subir al coche con él y recorrió otros cientos de kilómetros a través de Polonia hasta llegar a casa de Wanda Prątnicka. A las cuatro de la mañana sonó el timbre de la casa de la exorcista. Afuera había tres figuras, con aspecto de haberse congelado, gritando que la vida de su hijo estaba en juego, que la exorcista debía dejarlos entrar a cualquier precio. A pesar de la noche invernal, sus ropas estaban completamente empapadas, ya que no pararon de echarse agua fría para mantenerse despiertos durante el largo viaje. Cuando la exorcista acostó al niño, completamente agotado, y los padres se dieron cuenta de ello, montaron en cólera: ¡después de todo, el supuesto espíritu de la bisabuela le había dicho a su nieta que su hijo sólo viviría mientras pudiera aguantar sin dormir! ¡Y ahora Wanda Prątnicka acababa de acostarlo! La exorcista no dejó que el pánico les invadiera. Y, por supuesto, tras unas horas de sueño profundo, el niño se despertó sano y salvo.

Sus padres no sólo creyeron la pobre broma del espíritu, sino que también se dejaron engañar por algo más: cuando le preguntaron por el futuro de la familia, la "bisabuela", con voz inobjetable, exigió que se demoliera inmediatamente la fábrica familiar hasta los cimientos. Esta era la única manera de romper el hechizo de la terrible maldición familiar que estaba a punto de cumplirse. Ahora que el hijo claramente no había muerto como se había predicho, la mujer preguntó: "Entonces, ¿quizás la empresa también pueda salvarse?" Pues la mujer ya había ordenado la demolición del edificio sin que su marido lo supiera. ¿Cómo puede alguien, que hasta entonces había mantenido los pies en la tierra, ser tan iluso como para casi llevar a la empresa, que había estado construyendo durante años, a la ruina por un mensaje de otro mundo?

Wanda Prątnicka: "Hasta ahora han tenido éxito porque han creído en sí mismos, han confiado en su intuición y han actuado conforme a ella. Al participar en sesiones espiritistas, su brújula interna perdió por completo la capacidad de guiarles. Al confiar en los espíritus, pusieron su propio destino en sus manos. No vieron ningún motivo para cuestionar nada".

Desgraciadamente, muchos participantes en estas sesiones aceptan con gran reverencia cualquier tontería que les transmitan los espíritus. "Cuando un espíritu se encuentra con tal ingenuidad, puede fingir ser cualquier antepasado para divertirse y pasar un buen rato a expensas de los participantes en la sesión de espiritismo, al igual que ellos se divierten a expensas de la tranquilidad de los espíritus. El hecho de que un espíritu responda a nuestras preguntas", dice Wanda Prątnicka, "no significa nada. Es muy fácil para un fantasma porque ve nuestros pensamientos y sabe más o menos lo que queremos oír, qué respuesta nos satisfará más o nos asustará más. Los espíritus no conocen las respuestas a las preguntas profundas. Sólo Dios los conoce. Si no le preguntamos, nunca sabremos la verdad".

Wanda Prątnicka descubrió que el espíritu que tanto vejaba a estas personas había poseído a esta señora unas semanas antes y la perseguía regularmente. Descubrió lo que más temía y luego la manipuló presentando sus mayores miedos como una visión del futuro. Más tarde se jactó de que hacía mucho tiempo que no se divertía tanto. Wanda Prątnicka señala que ningún espíritu, independientemente de quien diga ser, puede darnos una visión superior de la vida o del futuro. Porque el hombre es el creador de su propio destino. Los fantasmas pueden asustarnos con nuestras peores imaginaciones, lo que puede llevar a su realización, porque nuestros sentimientos y pensamientos tienen una fuerza creadora.

 

Las ideas peregrinas causan enfermedades

 

Hasta qué punto creamos nuestro mundo con nuestros propios pensamientos lo demuestra el ejemplo de una madre a la que le gustaba salir a pasear por el cementerio con sus tres maravillosos hijos, perfectamente sanos. Había tres tumbas pequeñas, y cuanto más pasaba la mujer por delante de ellas con su prole, peor se sentía: ¿cómo podía tener hijos tan sanos cuando tantos otros sufrían y morían demasiado pronto? Un día, mientras paseaban por el cementerio infantil, les dijo a sus hijos lo afortunados que eran por estar vivos y sanos. Al día siguiente, uno de sus hijos tuvo náuseas en el cementerio, se desmayó y tuvo que ser trasladado a urgencias.

Cuando volvió a casa, el hijo mediano empezó a sufrir una enfermedad desconocida; sólo el mayor, un niño, parecía aún sano. La madre casi se derrumba de cansancio, tan agotador era cuidar a los dos niños. Sin embargo, parecía aliviada. Finalmente, ya no se sentía culpable por la salud de sus hijos.

Y finalmente pudo sentirse tan miserable y sufridora como las madres que tuvieron que enterrar a sus hijos. Wanda Prątnicka vio que las enfermedades de los niños se debían a las persecuciones de los numerosos espíritus que había en el cementerio. Cuando ella purificaba a los pequeños, su salud mejoraba de nuevo. Pero al cabo de unas horas los espíritus volvían, y con ellos el estado anterior. Vinieron porque la madre transfirió su exagerado sentimiento de culpa a los niños.

El hijo mayor, en cambio, entendió lo que estaba pasando: "Cuando mi madre nos dijo que nos arrepintiéramos de estar sanos, pensé: no lo haré porque me moriré. No quería morir. Pero mi hermano y mi hermana obedecieron a mi madre y ahora están muy enfermos".

La madre se mantuvo obstinadamente en sus creencias, incluso cuando Wanda Prątnicka le señaló lo que estaba haciendo a sus hijos y que ahora tenía que influir en ellos con pensamientos sanos y positivos para alejar a los espíritus. La madre quería experimentar el sufrimiento, la enfermedad y la pobreza, con la creencia errónea de que había alguna bendición en "llevar esa cruz" con heroísmo. Han pasado varios años desde entonces. "Los niños siguen vegetando, sin salir de la cama, sin hablar. La madre los cuida sola porque su marido cogió a su hijo sano y se marchó a otra parte de Polonia para salvarle del mismo destino. ¿No es increíble las características que puede adquirir el egoísmo?"

Con todo lo que hacemos, decimos, pensamos, sentimos y deseamos, creamos nuestro futuro. Esto se aplica tanto al individuo como a la nación en su conjunto. Así que en esta época de malestar masivo con el Covid-19, ¡no nos dejemos llevar por este monstruo! Opongámonos con un optimismo firme, manteniendo que la Unidad de un solo hombre con Dios es más fuerte que cualquier otra cosa, y que la visión de Dios para la humanidad es una nueva Edad de Oro de la Fe, en la que el hombre volverá a vivir y trabajar en armonía con la naturaleza y se elevará así a su divinidad innata. Porque nuestro futuro nos permitirá convertirnos un día en dioses. El poder de los pensamientos y los sentimientos es mayor de lo que pensamos. Utilicémoslas y actuemos de acuerdo con ellos.

 

¿Cómo me deshago de los espíritus que he invocado?

 

La mejor manera de protegernos de los espíritus es no darles ninguna oportunidad de invadir nuestra aura. Esto abarca ninguna adicción a los cigarrillos, la marihuana, la pornografía, el alcohol, por no hablar de las drogas duras. Además, te proteges no viendo películas de terror y otras que te den mucho miedo. Porque nuestro miedo es la puerta que conduce a las fuerzas y entes negativas.

Sin embargo, por encima de todo, debe haber una fuerte voluntad dentro de nosotros de querer liberarnos de las energías o entes malignos, combinada con el conocimiento de que a través de nuestra presencia divina, el SOY YO, siempre somos más fuertes que estos seres que vienen del reino de las sombras. A veces ayuda hablar con amor al alma de la persona fallecida y explicarle que está perdida y que tendrá una existencia mucho más hermosa en la Luz por encima de estos reinos bajos y negativos; que la culpa y la vergüenza son emociones que son dañinas porque atan a la persona a un plano de miedo y decadencia. Porque tanto el "perseguidor" como el "perseguido" tienen el poder, en cualquier momento, de dejar atrás la situación de crisis y elegir una existencia llena de amor, fuerza y sabiduría.

Si uno se siente con fuerzas para liberar a otras personas de espíritus destructivos, es esencial seguir el consejo de Wanda Prątnicka de no realizar nunca una descarga de espíritus en presencia de la persona poseída. De lo contrario, puede ocurrir muy fácilmente que el espíritu liberado de la persona poseída pase al "exorcista".

 

 Por Ursula Seiler (texto original en alemán)





¿Necesitas Ayuda?
Llama para liberarte de los espíritus, los trastornos emocionales/ mentales, las enfermedades.
Mexico 55 8526 3971
España 931 84 58 33
Argentina 11 5279 9577
Chile 2 3210 0939

Usa el formulario para contactarnos:






Me gustaría recibir la carta con la newsletter del Centro de la Dra. Wanda Pratnicka.


Copyright © 2022 by The Dr. Wanda Pratnicka Foundation, All rights reserved   Política de privacidad   Descarga Legal

Si estás en crisis, o cualquier otra persona está en peligro - no uses a nuestra página. Estos recursos te pueden ofrecer una ayuda inmediata.